TIPOS DE ARENAS

El post de hoy va dedicado a los diferentes tipos de arenas que existen en el mercado, ya que a veces cuesta decidir sobre cuál le irá mejor a nuestro gato.







Arenas de absorbente.

La primera que vamos a comentar es la arena absorbente, la típica que venden en los supermercados. La ventaja es que es muy económica, pero los pipis se mezclan con la arena y pueden oler cuando se acumulan. También genera bastante polvo, algo perjudicial para los ojos de nuestros gatos. En definitiva, pese a ser más económica que ninguna, tendremos que cambiarla frecuentemente.







Arenas de sílice.

La segunda arena que nos parece interesante comentar es la de sílice. También la podemos encontrar fácilmente en los supermercados y en cuanto al precio, es un poco más elevado que el de la arena absorbente. La ventaja es que no genera polvo y debido al gel de sílice no produce olores, pero a muchos gatos no les gusta la textura crujiente que tiene esta arena. El inconveniente principal es que esta arena absorbe los pipis y se quedan en el fondo de la bandeja, que siempre se mantendrá húmeda y cuando tengamos que hacer el cambio de arena será más engorroso y saldrán todos los olores.





Arenas aglomerantes.

Este tipo de arenas son muy prácticas debido a que los pipis se juntan en forma de bola y es cómodo limpiar el arenero. De esta manera ahorramos bastante en arena, porque los pipis y las cacas los desechamos y se queda el arenero limpio, pudiendo rellenar con arena limpia.

En cuanto al precio, sale rentable porque el arenero nos durará más tiempo limpio y no habrá malos olores ya que a muchas le añaden fragancias (talco, marsella, lavanda, etc.). Eso sí, depende de la marca aglomerará más o menos, así que es importante ir probando diferentes para ver cuál nos convence.






Arenas vegetales.

Estas se dividen en absorbentes y aglomerantes.

Las aglomerantes son interesantes ya que además se pueden desechar por el inodoro porque se deshace en contacto con el agua. La más conocida es la Cat’s Best. Nosotros la utilizamos desde hace un tiempo y estamos encantados. No produce malos olores si la limpiamos frecuentemente. La clave está en poner una capa bien gruesa de arena, ir quitando los pipis y las cacas y rellenar con arena nueva cuando quede poca en la bandeja. De esta manera podemos estar 2 y hasta 3 meses sin cambiarla (depende del número de gatos que tengamos), por lo cual el precio no es un problema. No aglomera igual de bien que las aglomerantes propiamente, pero no decepciona y además tampoco levanta polvo.

Si os decidís por esta arena buscad las mejores ofertas por internet ya que el precio varía mucho.







29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo